Expertos europeos firman un Manifiesto en Barcelona para impulsar un Nuevo modelo de gestión de residuos alimentarios

Nota de prensa

Expertos europeos firman un Manifiesto en Barcelona para impulsar un Nuevo modelo de gestión de residuos alimentarios

02/03/2015
Barcelona

El documento señala las mejores estrategias, medidas y actividades para desarrollar una gestión de los residuos alimentarios eficiente y adecuada en la cuenca mediterránea.

 

Un grupo de expertos vinculados al proyecto europeo SCOW firmaron en Barcelona un manifiesto que subraya las estrategias para la mejora de la gestión de los residuos alimentarios en el área mediterránea. Se estima que este tipo de residuos representan entre el 30 y el 50% de los residuos municipales en los países de la cuenca mediterránea.

 

De acuerdo con el documento, los factores clave que necesitan ser trabajados para lograr una mejora en esta área son: prevención, cantidad y calidad de la recogida selectiva y el reciclaje; el establecimiento de objetivos claros; la concienciación y participación de los ciudadanos; la redefinición de infraestructuras de tratamiento de residuos, en términos de eficiencia, flexibilidad y escala; la producción de compost de calidad asegurando su aplicación final, la cooperación regional entre los países mediterráneos y la monitorización de resultados así como la difusión de las buenas prácticas.

 

El documento está abierto a nuevas firmas por parte de otras entidades y expertos de la zona mediterránea. Si está interesado en recibir información sobre el manifiesto y firmarlo, puede contactar con BCNecologia, socio líder del proyecto, a través de la siguiente dirección de correo electrónico: nohales@bcnecologia.net

 

Una nueva perspectiva para la gestión de la fracción orgánica

El proyecto SCOW persigue la definición de un sistema de gestión de la materia orgánica innovador y sostenible. Busca una recogida y reciclaje de bajo coste, técnicamente simple y de alta calidad.

 

La efectividad del sistema está vinculada a la implantación de sistemas de recogida puerta a puerta y la creación de plantas de compostaje de pequeña escala distribuidas de forma descentralizada en el territorio, situadas cerca de los lugares de generación de la materia orgánica y también de donde el compost obtenido pueda ser utilizado.

 

También es uno de los objetivos del proyecto SCOW la propuesta de recomendaciones regulatorias y políticas sobre la gestión de los bio-residuos , y aquí es donde se enmarca el manifiesto. El manifiesto fue elaborado y acordado por un grupo de trabajo formado por diferentes actores y expertos (incluyendo a los socios del proyecto y a los asociados así como a entidades involucradas en la gestión de residuos) en el campo de la gestión de los residuos orgánicos y no-orgánicos en la zona mediterránea, durante el taller técnico de trabajo de SCOW organizado por BCNecologia que tuvo lugar el 25 de febrero de 2015 en Barcelona.

 

Algunos de los asistentes, además de los socios del proyecto y asociados fueron: Marco Ricci, de CIC y presidente del Grupo de Tratamiento Biológico de ISWA; Michele Giavini, de CIC y ARSambiente; Stefanie Siebert representando a la Red Europea de Compost (ECN); Markus Luecke de SWEEP-Net; Jane Gilbert de Carbon Clarity; Joan Marc Simon de GAIA/Zero Waste EU; Jean-Jacques Dohogne, representando ACR+; Francesc Giró de la Agencia de Residuos de Catalunya y Ana Rodríguez del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España.

 

Mejoras económicas, sociales y medioambientales

Uno de los principales desafíos en países de la cuenca mediterránea es la gestión sostenible de residuos, en particular la gestión de los bio-residuos. Puesto que los bio-residuos representan la fracción más grande  de los residuos municipales, su buena gestión es de particular importancia. En los países de la cuenca mediterránea, los residuos alimentarios representan la fracción predominante de bio-residuos, alcanzando un 30-50% del total de la producción de residuos municipales.

 

Las estrategias que buscan prevenir y evitar que los bio-residuos (y los residuos alimentarios en particular) se pierdan pueden tener beneficios significativos, sobre todo en lo que se refiere a amenazas medioambientales urgentes en esta área:

 

_ Los esquemas de recogida de bio-residuos efectiva y económicamente sostenibles representan el primer paso para producir compost de calidad, que puede ser usado para mitigar la erosión del suelo, la desertificación y mejorar el contenido orgánico en tierra agrícola mejorando su producción así como la fijación de carbono en la tierra.

 

_ La separación de bio-residuos para reciclarlos tiene un efecto directo a la hora de reducir los impactos medioambientales de los vertederos; se limita la emisión de gases de efecto invernadero y lixiviados que pueden contaminar el agua del subsuelo. También se reduce el espacio de vertedero.

 

Adicionalmente, la introducción de esquemas y modelos de recogida separada promueven el desarrollo de un sector de la gestión de residuos fuerte con la creación de empleos verdes, incluso propiciando la efectiva regulación y la implicación del actual sector del reciclaje. En términos generales, el objetivo del reciclaje de bio-residuos puede ser considerado como la columna vertebral de una solución moderna y sostenible de gestión de los residuos municipales.

 

Una estrategia común y coordinada en la cuenca mediterránea ha sido muy bien acogida. Puede liderar una adopción más rápida de medidas y prácticas de gestión de los residuos municipales que buscan conseguir los arriba mencionados beneficios medioambientales y socioeconómicos, así como contribuir a apoyar a los países del norte y especialmente del sur del área mediterránea a encontrar soluciones sostenibles de gestión de residuos. Esto incluye una gestión mejorada de los residuos  de acuerdo a residuos resultantes específicos, a los hábitos culturales y culinarios y a las potenciales necesidades de asegurar a largo plazo la sostenibilidad de la tierra agrícola. Todo ello en un contexto de creciente población y empeoramiento de los efectos debidos al cambio climático.

 

Sobre el proyecto SCOW

SCOW es la abreviatura de Selective Collection of the Organic Waste (Recogida Selectiva de Residuos Orgánicos) en áreas turísticas y valorización en plantas de compostaje de pequeña escala. Se trata de un proyecto europeo de 3 años de duración (2013-2015) que tiene como objetivo el desarrollo de nuevos modelos para la recogida y reciclaje de residuos orgánicos en áreas que son tanto turísticas como agrícolas.

 

SCOW es parte del programa ENPI CBC Med (Cross-Border-Cooperation in the Mediterranean) que pretende fortalecer la cooperación entre la Unión Europea y los países situados en las costas del Mediterráneo. El proyecto tiene un presupuesto de 4.970.000 euros. El 90% del total está financiado por la Unión Europea a través del ENPI (European Neighbourhood and Partnership Instrument).

 

Los socios del proyecto SCOW son:  Agencia de Ecología Urbana de Barcelona (socio líder) (España), Development Agency Gal Genovese (Italia),  Local Government Association (Malta), House of Water and Environment (Autoridad Palestina), Upper Galilee Regional Council (Israel), MIGAL – Galilee Research Institute (Israel), SYVADEC (SIRET) (Francia) y Environment Park SpA (Italia).

 

Para más información del proyecto SCOW: http://www.biowaste-scow.eu/

 

 

Premios,Wikipedia,Twitter: